Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011

Homogeneísmo

3 Que la tibieza me cubra del sol aunque esté mojada. Vamos, que odio sentir como mi piel se derrite y se funde con la carne.
Reventándose las venas: Miro, siento. Pero ella se siente purificada.
Que el dolor me cubra del fuego. Vamos, que me encanta arder y ella odia sentir- se pura.



4 ¿No ves acaso mis deseos de ser? Qué no debo hacer para no ser tuya... Tanto, como para no ser mía.

 Que ahora acabo de abrirme paso entre el ardor de sus sesos muertos... ¿No ves?
 O que acaso mis deseos de ser no son demasiado como desear permitirme, incluso, estar dentro  de mí . ¿No ves?

 ¿No ves acaso mis deseos de ser, aún cuando la sombra del árbol la abraza mientras busca su cuerpo en el aire?

 ¿No la ves acaso? Auxiliándose, orgullosa. Y rasguñándose con las uñas sucias de enigma;
 ya empiezo a ver su carne roja, y el dolor rojo de la sangre incolora que aflora de mí.

 De ella, que no quiere regresar. O que quizás nunca estuvo para ser yo misma.