Ir al contenido principal

Queda.

Me encontraba 
con los ojos iluminados
y te aprovechaste de mi destello débil.
Supiste que eras vos
el brillo.

Y yo, ilusa,
queriendote hablar sobre el tiempo.
Que podré saber yo del tiempo,
si sé que el tiempo
sos vos.

Labios, delicados,
esperando incansables la dulzura,
y luego del beso, la sonrisa.
Sabés que son tus besos
mi adicción.

Frágil mi mente, 
que deja caer 
la lágrima que me lesiona interna;
porque mi alma
sos vos.

Y yo, idiota,
buscando un porqué,
porque no entiendo que no hay lógica;
que vos sos todo
locura.

Tan hermoso
cuando me amabas,
y ahora cuando lloro,
tan hermoso, sentirte en
la lejanía.

Y aun así, 
¿por qué lastímero?
Sólo con sentirte extrañandote,
porque olvido que dolor es
tu ausencia...

Y tu ausencia,
la mitad de mi ser,
y la otra mitad que se duerme
abrazando el lado vacío de
la cama.





Eimí.

Comentarios

  1. Tan bonita élla cuando escribe, tanto deja ahí que hasta sus venas se ven.
    Cuando necesite decirle algo a alguien, me haces la gauchada?
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja pero obvio querido amigo!! :) graciass =)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Veíamos a Cobain destrozado y me daba los besos más sinceros en el suelo sin sombras que nos arrastraran los pensamientos. Llamábamos los sonidos y el olor a los sueños de triunfar con las tripas en una ciudad tal vez inventada, apretando los párpados, fuerte, aferrados al instinto. Desde el piso frío igual que a los 13 me elevaba la imaginación y la vida, sin importarme llegar al final deformada y con los párpados grisáceos y sola como empecé. Como si fuera parte del sueño también el meter la llave en la cerradura mojándome con la lengua el labio superior para no despertar a nadie o volver con los pelos revueltos sin un poquito de vergüenza porque nunca a nadie una boca le puso tan cerca de la nariz la incertidumbre, hasta el punto de poder oler el futuro en el propio aliento excitado.

¿O no es tu memoria, también, esperpento y autoficción?

- Cómo cae la tarde, Dorita, ¿viste? - Con asombro, como si ambas se estuvieran yendo con la tarde, tras el vidrio del colectivo.  Afuera los campos que rodean Jubileo van quedando negros y ambas octogenarias parecen abandonar el viaje a Paraná en el pavor ante el advenimiento de la noche y el rocío. Como si de la muerte misma se tratara.