Ir al contenido principal

Serte.

Llora mi alma al leerte. El alma entera
y el cuerpo frígido.
La piel resquebrajada por el frío y los golpes de
la vida.
Llora la vida.
La vida te llora,
empecinada en ser miserable. Al leerte.


Llueven al leerte mis ojos;
que no lloran,
porque llueven.
Y el iris de mis ojos llueve con ellos
más gris,
más lluvioso,
más
mojado se ennegrece,
como se ennegrece el corazón que no llora,
y cansado de llorar
duele.


Y la voz de mis labios al leerte llora
sin suspiros,
sin silencios
y sin voz.
Sin ganas de llorar.
                                                                 Y lejos llora
                                                                 la voz de mi conciencia.
En un llanto ahogado e imperceptible
                                                                 la voz de mi conciencia
llora.


Lloran ellos
que caminan y que corren al placer
corridos por el tiempo,
te lloran aunque no sepan que
te fuiste,
aunque no sea entre tus versos
te lloran,
igual que lloro yo,
igual que te lloro
yo...


Como mi ausencia llora la ausencia tuya
en la muerte de tus letras,
en tus letras muertas
lloro yo,
entre letras de tristeza
te lloro.


Y te escribo,
sin ganas de escribir,
y sin ganas de
llorar,
te lloro.


Y te soy
sin ganas de
serte,
y sin ganas de serte
soy.








A Alejandra Pizarnik

Comentarios

Entradas populares de este blog

Veíamos a Cobain destrozado y me daba los besos más sinceros en el suelo sin sombras que nos arrastraran los pensamientos. Llamábamos los sonidos y el olor a los sueños de triunfar con las tripas en una ciudad tal vez inventada, apretando los párpados, fuerte, aferrados al instinto. Desde el piso frío igual que a los 13 me elevaba la imaginación y la vida, sin importarme llegar al final deformada y con los párpados grisáceos y sola como empecé. Como si fuera parte del sueño también el meter la llave en la cerradura mojándome con la lengua el labio superior para no despertar a nadie o volver con los pelos revueltos sin un poquito de vergüenza porque nunca a nadie una boca le puso tan cerca de la nariz la incertidumbre, hasta el punto de poder oler el futuro en el propio aliento excitado.
- Cómo cae la tarde, Dorita, ¿viste? - Con asombro, como si ambas se estuvieran yendo con la tarde, tras el vidrio del colectivo.  Afuera los campos que rodean Jubileo van quedando negros y ambas octogenarias parecen abandonar el viaje a Paraná en el pavor ante el advenimiento de la noche y el rocío. Como si de la muerte misma se tratara.

¿O no es tu memoria, también, esperpento y autoficción?