Ir al contenido principal

Estilo de mis muertes barthianas.

Yo sé lo que sucederá:
Luego de sentirte algo te manchará de azul,
de negro o de gris
-según la costumbre que te tenga de parir-
la blancura,
y la blancura, también, de la que está entre líneas.
Grises.


Y aunque sepa que alguien me critica el verbo
de mi verso cuarto,
con el agua se irá todo aquello, y vos
como sangre desde mí, aunque incolora
como mi asesina.

Ah...
Hipócrita asesina mía...

Pulcrizará a todo el manojo de nosotros,
y corroerá a todo el manojo de nosotros.

Griten!
Griten el agua en sus pulmones!
Mientras yo sonrío las células muertas
que despiden su vida
hacia el cementerio de una gota.


¿Acaso no es el fuego el maldito?
Esa manera de consumir, incinerar, derretir,
consumar carne y papel.
Purificar.

Bueno,
corróanse mientras me purifico.

La rapidez del asunto no es la malicia;
es la lentitud
el prosopon del acto y la masacre de los cuerpos.

Pero sé que alguien me critica el verbo
de mi verso cuarto:
Ahí es cuando agonizo y muero,
y justo al comenzarse la acción.

Estoy pura y muerta y fétida.
Que rico, que placer.

Yo sé lo que sucederá:
Mi muerte una y mil veces.

Un cadáver pulcro
con la piel añeja de empaparse,
el otro sangrante
y con la razón difuminada en el tinte.




Eimí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿O no es tu memoria, también, esperpento y autoficción?

Veíamos a Cobain destrozado y me daba los besos más sinceros en el suelo sin sombras que nos arrastraran los pensamientos. Llamábamos los sonidos y el olor a los sueños de triunfar con las tripas en una ciudad tal vez inventada, apretando los párpados, fuerte, aferrados al instinto. Desde el piso frío igual que a los 13 me elevaba la imaginación y la vida, sin importarme llegar al final deformada y con los párpados grisáceos y sola como empecé. Como si fuera parte del sueño también el meter la llave en la cerradura mojándome con la lengua el labio superior para no despertar a nadie o volver con los pelos revueltos sin un poquito de vergüenza porque nunca a nadie una boca le puso tan cerca de la nariz la incertidumbre, hasta el punto de poder oler el futuro en el propio aliento excitado.
- Cómo cae la tarde, Dorita, ¿viste? - Con asombro, como si ambas se estuvieran yendo con la tarde, tras el vidrio del colectivo.  Afuera los campos que rodean Jubileo van quedando negros y ambas octogenarias parecen abandonar el viaje a Paraná en el pavor ante el advenimiento de la noche y el rocío. Como si de la muerte misma se tratara.