Ir al contenido principal

Desandar.

Desandar hasta mi historia, no lo sé.
Tuvo pies un tiempo no hubo ojo que no la perdiera de vista.
Parecieron un par de kilómetros en auto
pero a pie es otra historia,
la historia es otra que en aquel entonces.

Un texto detallaba como se cortó, la palma
y los dedos con los restos de los vidrios de un auto atropellado en la ruta,
abandonado (quizás no fueron los vidrios
los que sacaron sangre en los pies de la historia;
el hecho es que el abandono la cegó.
Y con una historia ciega no se puede.
Desde antes me parece que no se puede.
No se pudo. No se podía.
No se podría ni en condicional).

Más vale que la historia me dejó.
Si saliera a buscarla de seguro me sangrarían también a mí los pies.
Luego sirve el consejo de hacer reposo, si las defensas bajan
puedo morir. Puedo morir
con la desilusión. Con la certeza de que mi historia  está
lejos. Perdida. Ciega.

(Y los ciegos no le gustan a nadie).

Haré reposo pues.

Haremos reposo y estaremos bien.

Intranquilas con la incertidumbre.

Pero bien.

No diría vivas…

Y viva...

Hace tiempo que veo mis manos pálidas y que no sé lo que eso significa.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿O no es tu memoria, también, esperpento y autoficción?

Veíamos a Cobain destrozado y me daba los besos más sinceros en el suelo sin sombras que nos arrastraran los pensamientos. Llamábamos los sonidos y el olor a los sueños de triunfar con las tripas en una ciudad tal vez inventada, apretando los párpados, fuerte, aferrados al instinto. Desde el piso frío igual que a los 13 me elevaba la imaginación y la vida, sin importarme llegar al final deformada y con los párpados grisáceos y sola como empecé. Como si fuera parte del sueño también el meter la llave en la cerradura mojándome con la lengua el labio superior para no despertar a nadie o volver con los pelos revueltos sin un poquito de vergüenza porque nunca a nadie una boca le puso tan cerca de la nariz la incertidumbre, hasta el punto de poder oler el futuro en el propio aliento excitado.
- Cómo cae la tarde, Dorita, ¿viste? - Con asombro, como si ambas se estuvieran yendo con la tarde, tras el vidrio del colectivo.  Afuera los campos que rodean Jubileo van quedando negros y ambas octogenarias parecen abandonar el viaje a Paraná en el pavor ante el advenimiento de la noche y el rocío. Como si de la muerte misma se tratara.