Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2013

Pronunciación

¿Y si alguna vez llegara?
¿Y si dejara de acariciarte por detrás con los ojos?
¿Y si dejara de acariciar el aire con las pestañas después de verte?
¿Y si dejara de gustarme que duela?
¿Y si no llorara estúpidamente?
¿Y si no me desnudara para bañarme?
¿Y si fueran mis lágrimas las gotas de la ducha?
¿Y si fueran la lluvia?
¿Y si me viera desnuda?
¿Y si me viera llorada?
¿Y si me viera mojada?
¿Y si tuviera la posibilidad de acariciarte por detrás?
¿Y si al menos con los ojos?
¿Y si al menos con las pestañas?
¿Y si al menos con la proyección de mi vista?
¿Y si nos acariciáramos apasionadamente con los ojos?
¿Y si alguna vez escuchara en tu voz la G de mi nombre?
¿Y si alguna vez llegaras
                                         pronunciándome, salvajemente?




Le leí la mente a un tipo enamorado.

"Capaz no está pensando en que cuándo vive o si vive o no, definitivamente ni piensa.
- "                           " - eso dice, eso le leo. Eso está arriba y abajo. En su energía.
Y hasta su silencio me resulta profundo. Eso dice "quiero, creo, qué qué qué, quién quién, por qué. Qué rico el mate, que rico lamer la vida a veces, que rico no lamer y tragarme la saliva también." Todo eso dice su silencio. Aunque capaz ni es silencio, capaz escribe sus pensamientos con letra minusculita para que gente como yo no la descubra ni la desnude porque es timidita y vergonzosa. Simploncilla.
Qué ruido que me hace porque su real silencio serían sus gritos. Si cuando se va está todo quieto y aburrido. Quiero leer lo que queda y son todos:
- "Mañana hay que..." - Juan.
- "Mañana tengo que..." - María.
- "Mañana, fo, mañana..." - Muchos.
Ah, como ya la extraño, como ya me..."

Y ahí fue cuando se durmió y sus sueños causaron interferencia …

De lo que un perro pensaba mientras observaba a las palomas comer miguitas de pan.

Es incierto,
si los perros desconocen palabras (incluso, tal vez, conceptos)
saber lo que un perro pensaba mientras observaba a las palomas comer miguitas de pan.
Sólo sé que pensaba porque
la cara aplastada contra el suelo y sus ojos redonditos incapaces de pestañear
me indicaban que en su mente existían tales pensamientos; que desconozco.
Igual me atrevo a decir que,
si hubiera sido humano,
sus pensamientos habrían cantado algo así como:

                                                                  "Lo esencial es invisible a los ojos".

Y sería la invención de la frase ya formulada pero aperrunadamente.