Ir al contenido principal

Casicasi.

Ahí está con los ojos cerrados sintiendo como su presa se le acerca hambrienta y ruidosa (la ingenua).
Y ya ha empezado su depredador a relamerse los cachetes con su lengua roja y mojada porque se imagina el éxtasis del momento en que clave sus garras sobre ella. Y ahí
un poco más,
piensa...
Un poquito más,
ahí,
sí,
un poco más,
dios,  casi,
un poco más!
Ya la siente, casicasi mordiéndole el oído pero se quiere asegurar de que la presa lo roce.
 
Y ahí, en el roce, entonces, mete mano rápidamente. Escucha cómo el bastardo se desinfla
iiiiihhhhhh
y cae sobre la almohada.
Ahhhh,
qué momento único para el insomne sujeto que barre la almohada para no dormir con el cadaver del mosquito al lado.

Ahí están de nuevo,
depredador (con los ojos cerrados a la espera de que algún pariente del muerto se le acerque al cuello)
y presa (con incesante aleteo para clavarle al dormido sus 47 dientes y tantear con ellos los deliciosos vasos sanguíneos).

Ahí... El malmuerto acercándose al maldormido,
casicasi.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿O no es tu memoria, también, esperpento y autoficción?

Veíamos a Cobain destrozado y me daba los besos más sinceros en el suelo sin sombras que nos arrastraran los pensamientos. Llamábamos los sonidos y el olor a los sueños de triunfar con las tripas en una ciudad tal vez inventada, apretando los párpados, fuerte, aferrados al instinto. Desde el piso frío igual que a los 13 me elevaba la imaginación y la vida, sin importarme llegar al final deformada y con los párpados grisáceos y sola como empecé. Como si fuera parte del sueño también el meter la llave en la cerradura mojándome con la lengua el labio superior para no despertar a nadie o volver con los pelos revueltos sin un poquito de vergüenza porque nunca a nadie una boca le puso tan cerca de la nariz la incertidumbre, hasta el punto de poder oler el futuro en el propio aliento excitado.
- Cómo cae la tarde, Dorita, ¿viste? - Con asombro, como si ambas se estuvieran yendo con la tarde, tras el vidrio del colectivo.  Afuera los campos que rodean Jubileo van quedando negros y ambas octogenarias parecen abandonar el viaje a Paraná en el pavor ante el advenimiento de la noche y el rocío. Como si de la muerte misma se tratara.