Ir al contenido principal

Paradise fingers (poema pato)

Y si arrancaran mis dedos ya estarían
en la cumbre de los cielos dedísticos:

dos cielos índice
con uñas de esmalte despintado,
dos negritos sucios
por rasquetear desprolijos la tierra poética.

Dos cielos delicados de meñiques
quebrantables y modales europeos.
Dos gordísimos
de desayunar y mezquinar y atragantarse
con poemas por la mañana.

El cielo para el soltero, el cielo para el casado.
Dos cielísimos mayores, rebeldes y elevados.
(Paraísos fuck you, paraísos fuck you, sí).

Y si arrancaran mis dedos, solos,
se irían mis manos
como dos arañas gigantes
moviendo sus patitas rápido,
bajando el picaporte,
abriendo la puerta,
dejando abierta toda mi casa inmensa;

y yo me quedaría manca viéndolos
trepar egoístas por las paredes,
llegar a sus cielitos y
pintarrajearse de identidad multicolor.
Divorciarse para siempre
de mi cerebro machista y
sobreprotector.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿O no es tu memoria, también, esperpento y autoficción?

Veíamos a Cobain destrozado y me daba los besos más sinceros en el suelo sin sombras que nos arrastraran los pensamientos. Llamábamos los sonidos y el olor a los sueños de triunfar con las tripas en una ciudad tal vez inventada, apretando los párpados, fuerte, aferrados al instinto. Desde el piso frío igual que a los 13 me elevaba la imaginación y la vida, sin importarme llegar al final deformada y con los párpados grisáceos y sola como empecé. Como si fuera parte del sueño también el meter la llave en la cerradura mojándome con la lengua el labio superior para no despertar a nadie o volver con los pelos revueltos sin un poquito de vergüenza porque nunca a nadie una boca le puso tan cerca de la nariz la incertidumbre, hasta el punto de poder oler el futuro en el propio aliento excitado.
- Cómo cae la tarde, Dorita, ¿viste? - Con asombro, como si ambas se estuvieran yendo con la tarde, tras el vidrio del colectivo.  Afuera los campos que rodean Jubileo van quedando negros y ambas octogenarias parecen abandonar el viaje a Paraná en el pavor ante el advenimiento de la noche y el rocío. Como si de la muerte misma se tratara.