Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2013

El tren como serpiente.

(Yo la he visto en el punto en el que se fusionan
el ojo y el cerebro y el cerebro a la mente.
La concepción de la visual:
ojo el espermatozoide,
óvulo el cerebro.)

Muy orgánica estabas en mi puntito minúsculo
porque eras mujer. Una mujer
en un tren.
Lo sé. Yo te vi
subrayando las mismas palabras que yo,
el poemario tan caótico en tu pecho de respiración agilizada.
Tus líneas bajo las palabras:
otoño sombra
tiempo
eternidad.
Estabas subrayando un poemario en un tren y
lo ensuciabas entero, con tu pulso torcido. Los círculos
envolviendo los adverbios
que nunca concluías.
Ahora yo te sobresubrayo, estática, sobre la mesa plana.
Devuelvo el orden, prolija, a tu caótica lectura
de tren en marcha.
Ya no quedan rastros de vos.
Es mía, ahora,
tu lectura.

A la pueta se le raspan las rodillas.

1(997)

La mariángeles.
El nicolás.
La gimena.

Los gurisitos quieren
salir a juar.

Las una.
       Las dos.
              Las tres.

El círculo inquieto en el
centro de la siesta.

Más allá de la jaula el sol calienta la niñez:
Árida la vereda insolada del
noventaysiete.
La vereda encielada
a los gurisitos
encandila:
Les hace agua en los ojitos. Se les hacen agua los pies.

Las tres.
           Las cuatro.
                          Las cinco.

La impaciencia descansada en el
centro de la leche.

La merienda los deja juar.
La merienda les abre la jaula:
Las tres patitas
ya se escuchan chapotear
(la mariángeles,
el nicolás,
la gimena)
sobre el cemento caliente de
aliento solar.

Juegan a la mancha sobre una calle
de tierra.
Abajo de la tarde se les curte la piel

(Las cinco...
                Las seis...
                           Las siete...)
                                         Un poquitito más.


2(002)

Allá! Dentro del mundo, de américa. De argentina. D'entre ríos.  Y la verde Concord…

Dios está en las gotas.

Para Gimenita

Camino
deambulo
atardezco
en la humedad molesta
into the raindrops
caigo
desciendo
anochezco
into the raindrops
en la humedad molesta.

Se me empañan las pestañas
chau visual,
chau, chau,
adiós vayas.

Me pongo en posición fetal
into the raindrops
húmeda, húmeda
gotita insignificante de lluvia
me pongo en posición fetal
para ahogarme
luego
luengo
cuerpo
enrostillado.

Caigo, caigo muerta
into the raindrops
multiplicada
infinitamente cuando ya soy
un cadáver fetal
en gotas de lluvia:

Gotitas de sudor,
mías
del cielo
cuando coge
con dios, los ángeles y los arcángeles
y los poetas que mueren atardecen
dentro de sus gotitas lacrimales.

Gotitas de tinta negra.
Gotitas de tinta azul.
Gotitas de lluvia.
Gotitas de sudor del cielo
cuando coge con dios.